Header Ads

Seo Services

LIBERACIÓN DEL CHOCÓ


LIBERACIÓN D
EL CHOCÓ

Por: Harold Mosquera Rengifo

Cuando escuchamos el término liberación lo entendemos como: libertad, independencia, autonomía, redención, salvación entre otros tantos significados. Sin embargo, otros Lo definen como despojarse de algo malo, he aquí la relación con lo que digo y lo que les vengo a plantear.

En el departamento del Chocó consideramos el término liberación como la necesidad imperativa de quienes vivimos en nuestro departamento y que tenemos una visión diferente, de un cambio significativo que nos represente progreso, eso es para nosotros liberación. Hoy es necesario e inaplazable que corrijamos ya el rumbo equivocado que ha llevado durante años nuestra región, por ello haré un recuento breve de la historia, de tal forma que podamos comprender la necesidad de liberarnos de aquellos comportamientos tóxicos que de una u otra forma desencadenaron la rebelión de pueblos, naciones; de personas que se cansaron de regímenes y malos comportamientos por parte de gobernantes y afines al poder.

Comenzando así con dicho recuento, remontémonos al año 1863, año en el que se logró liberar a los negros de la esclavitud en Estados Unidos bajo el gobierno de Abraham Lincoln, después de más de 150 años de sometimiento, donde los asesinaban por el solo hecho de ser negros, incluso no podían ir a las escuelas donde estudiaban los blancos y mucho menos ir en el mismo bus, una época bastante difícil en donde se les negaba ejercer el derecho al voto, entre otras limitaciones que condicionaban el accionar del pueblo negro.

Esta opresión de muchos años originó miles de revueltas y protestas por parte del pueblo Afro, liderados por Martin Luther King, Malcon X, el reverendo Yesi Jackson entre otros próceres de este proceso, el cual finalmente vio el fruto de tanta lucha con el triunfo de Barack Obama como presidente de una de las potencias económicas más grandes del mundo.

Asimismo y pasando a otro hecho relevante en la historia, aparece la Revolución Francesa para el año de 1789, la cual se da por el conflicto social y político que durante mucho tiempo subyugó a las clases populares, sin embargo, una vez estas se cansaron del maltrato, decidieron planear la separación de dicho régimen, iniciando así el camino hacia la liberación, proclamándose como el Tercer Estado.

Durante este hecho, el pueblo se reunió en un salon de nombre La Bastilla y conformaron el el Tercer Estado, al que nos referimos anteriormente, hicieron el juramento de la pelota, en donde juraron estar unidos hasta  derogar el regimen opresor.



Ya más cercanos en la historia, vale la pena destacar que Colombia no es ajena a estas luchas, recordemos que después de muchos años del yugo Español, el pueblo colombiano luego de varios intentos para liberarse de este régimen, aprovechó el episodio del florero de Llorente, el 20 de julio de 1810, en donde el pueblo se enardeció bajo un solo propósito, liberarse del yugo Español, para dar el primer grito de independencia, consiguiéndose de manera definitiva el 7 de agosto de 1819, dando paso al Congreso de Angostura y al nacimiento de la República de Colombia.

Ahora, volviendo a nuestra realidad más cercana, a nuestro departamento, en donde la mayor parte del pueblo chocoano exige y pregona un cansancio al régimen que ha gobernado durante años y dicen querer un cambio; pero a la hora de la verdad esos mismos que dicen añorar esos cambios deben no sólo pregonarlo sino demostrar con hechos irrefutables, aquellos que demuestren que realmente están preparados para enfrentar dicho régimen y sus tentáculos. Ya que es muy común que en esta sociedad doble moralista, el malo sea bueno y viceversa.

En ese proceso de querer un cambio significativo, se han creado muchos grupos para la revolución y el cambio como lo son: ‘El choco por encima de todos’, ‘Foro Chocó’, ‘Los informadores’, ‘Choco valiente’, ‘El opinador’, ‘Si yo cambio el Chocó cambia’, entre otros. Sin embargo, mi preocupación radica básicamente en que nosotros hemos demostrado a través de la historia que nuestra etnia se destruye a sí misma. Se ha podido observar que el pobre nunca critica al rico, siempre lo hace con su similar. Los oprimidos defienden al opresor, el chocoano es sumiso con el extranjero e implacable con el vecino y amigo.

Esto me hace pensar si realmente estamos preparados para un verdadero cambio, en un pueblo donde reina el desempleo y la falta de oportunidades. ¿Será que estamos listos para no sucumbir a la seducción y las canonjías que ofrece el poder del dinero? Ya que muchos de los que hoy se rasgan las vestiduras, como lo hizo el Sanedrín en la época de Jesucristo cuando este fue crucificado, son los primeros en descartar a los candidatos cuando no les ven recursos económicos de los cuales ellos puedan disponer.

Cabe recordar que durante el pasado paro cívico se suscitó un gran entusiasmo y se propuso sacar candidatos de la región, sin embargo estos después fueron abandonados y exterminados por las maquinarias económicas. Paradójicamente nuestro pueblo se ha vuelto un mundo al revés, en donde alaban al deshonesto y menos precian al honesto. Por ahora, espero que ese fervor que leo de muchos no cambie cuando lleguen los halagos, de ser así, sería otra desilusión más para la comunidad que espera un cambio de actitud por parte de la población chocoana, en especial de aquellos que sembramos ideas.

Por esta razón, creo que la lucha no es para irse en contra de los partidos tradicionales, en este medio tan pequeño es difícil romper el régimen por fuera, la lucha es para que los partidos le den la oportunidad a sus mejores hombres para que juntos podamos seguir construyendo de excelente manera la historia de nuestro territorio, poder lograr que las presentes y futuras generaciones se sientan orgullosos de nosotros y no estar cada cuatro años en el muro de las lamentaciones, llorando de impotencia por el hecho de no ser capaces de enfrentarnos juntos al régimen opresor de los malos gobernantes.


No hay comentarios