Header Ads

Seo Services

EN EL CHOCÓ, ARRANCAN INVESTIGACIONES DE LA UNIDAD DE DESMANTELAMIENTO DE ORGANIZACIONES CRIMINALES DE LA FISCALÍA GENERAL DE LA NACIÓN.


La Unidad priorizó los delitos cometidos en las regiones del Darién y el Bajo Atrato en Chocó, y con un equipo especializado de fiscales, analistas e investigadores avanza en el esclarecimiento de 38 homicidios, siete de ellos contra defensores de derechos humanos, ocurridos en esa zona del país en 2017. El Clan del Golfo, el ELN y los denominados grupos sucesores de las autodefensas serían los actores involucrados en las amenazas, asesinatos y presiones a las comunidades.
El primer gran reto que se trazó la Unidad de Desmantelamiento de Organizaciones Criminales de la Fiscalía General de la Nación está orientado a establecer la verdad y dar con los responsables de los asesinatos y amenazas contra los defensores de derechos humanos y la población civil entre otras situaciones de violencia que han afectado a Chocó.
En las regiones del Darién y el Bajo Atrato (Chocó) se ha registrado un incremento del 271% en los índices de criminalidad en lo corrido del año. En efecto, hasta la fecha se han consumado 38 homicidios dolosos, frente a 14 registrados en 2016, solo en los municipios de Riosucio, Carmen del Darién, Acandí y Unguía. Adicionalmente, la Fiscalía ha recibido más de 25 denuncias por intimidaciones contra defensores de derechos y reclamantes de tierras.

Los recientes hechos de violencias están relacionados con los crímenes de los reclamantes de tierras, Mario Castaño Bravo y Luis Hernán Bedoya, ocurridos entre el corregimiento de Belén de Bajirá y el casco urbano de Riosucio (Chocó), el 26 de noviembre y el 8 de diciembre de 2017, respectivamente.

No hay comentarios