Header Ads

Seo Services

MONSEÑOR JUAN CARLOS BARRETO, OBISPO DE QUIBDÓ, HABLÓ SOBRE LA VIOLENCIA DE ESE DEPARTAMENTO, LA FUERTE PRESENCIA DE GRUPOS ARMADOS ILEGALES Y LA AMENAZA QUE ELLO SIGNIFICA PARA LA PACIFICACIÓN DEL PAÍS.


En Chocó, sus habitantes se han visto afectados en las dos últimas décadas por varios grupos armados. Si bien la presión de la guerra disminuyó con el desarme de las Farc , la situación en una parte del departamento es preocupante y muy tensa por la presencia y las acciones que ejercen el ELN, las bandas criminales y los paramilitares.
Las organizaciones sociales y étnico-territoriales dijeron hace poco, en el documento ‘Acuerdo Humanitario para el Chocó Ya’, que los habitantes en varias zonas están siendo sometidos a desplazamiento; que hay confinamiento, están colocando minas antipersonal, hay secuestros, hay reclutamiento de menores. En resumen, ese documento expresa la realidad que están sufriendo miles y miles de personas.
Hay muchos municipios afectados por el conflicto en el San Juan, el Baudó y el Atrato. Riosucio es, tal vez, el municipio más afectado. Lo cierto es que la población civil, al apoyar la desmovilización de las Farc, pretendía disminuir ese peso de la guerra que ha sentido durante muchos años, y lo que quiere ahora es que cesen las acciones en contra de las comunidades, se cumplan los acuerdos humanitarios y sea efectivo el cese bilateral con el ELN.
CORTESÍA DE SU:

ALMACÉN TOTOLOCO UBICADO EN LA KRA 3RA FRENTE A TELECOM EN QUIBDÓ.

No hay comentarios